El error que NO quieres cometer con tu imagen de marca

imagen-de-marca
En este artículo, descubrirás el error que debes evitar a toda costa para que tu imagen de marca y su reputación no se vea perjudicada.

¿Ya has empezado a promocionar tu negocio? Tanto si vas a hacerlo online o en la vida real, me refiero de forma física, es momento de vestir tu marca y dotarla de una imagen.

Puede ser sencilla para empezar, contando solo con una paleta de colores, una tipografía y un estilo de fotografías definido.

Pero… la cuestión es que has de elegir unos recursos y descartar otros. Y todo ello nos aterra.

¿Por qué? Pues sencillamente porque da miedo equivocarse.

Sin embargo, te contaré un pequeño secreto: De los errores se aprende… ¡incluso en marketing!

Ahora bien, en este artículo quiero hablarte de UN error que debes evitar a toda costa para que tu imagen y, sobre todo, la reputación de tu marca no se vea perjudicada.

El emprendimiento es un experimento de prueba-error

Sé que no es lo que quieres escuchar, porque la incertidumbre la solemos manejar regular (¡tirando a mal!)

Pero es que al final, el emprendimiento es un proceso de aprendizaje muy personal y hay errores que podemos cometer.

De hecho, no es preciso evitarlos, porque todos vienen a enseñarte algo.

Por ejemplo, si eliges colores de tu paleta, no puedes estar segura que estén bien.

Incluso aunque un diseñador te ayude y oriente, saber si los colores llegarán a tu público y transmitirán tu mensaje a ciencia cierta es imposible.

De modo que, mi consejo es que no te obsesiones en si lo que haces está bien y prueba. Nunca lo sabrás con seguridad hasta que experimentes y midas los resultados.

Así que, nada es tan grave como parece… ¡mientras se haga de forma genuina!

No manches tu imagen de marca con esto

Vamos, con el que en mi opinión, es el único que deberías tener en mente de antemano, para intentar evitarlo.

A raíz de la incertidumbre y el miedo a equivocarse, algo que nos suele molar mucho es mirar lo que hacen los demás.

Y aquí empieza el error…

Miramos a la competencia, a la influencer de turno y, conscientemente o no, replicamos su forma de hacer las cosas.

¡Ojo! No he utilizado el verbo copiar, porque creo que pocas veces es la intención.

Sin embargo, cuando te inspiras demasiado en otra persona, perjudicas tu reputación, porque abandonas tu esencia. Es decir, que corres el riesgo de convertirte en un clon, sin personalidad. Todo lo contrario a lo que requiere tu imagen de marca.

Por ejemplo, esto sucede mucho cuando vemos una web con una estructura y un diseño que nos mola y queremos hacerlo igual.

Bien, aunque uses después tus colores y tu estilo, habrás replicado la forma de hacer de esa otra persona. El problema está en que el diseño no es una cosa estética.

Esa otra persona utilizó la estructura y el diseño que mejor se ajusta para transmitir su mensaje. ¡Qué puede estar a años luz del tuyo! Por lo que no sirve adaptar tus colores o estilo.

Tu imagen de marca necesita unos elementos únicos que se adapten a tu mensaje y llegue a tu público.

 

El caso de Apple

Te voy a contar un caso concreto que me ocurrió a mí. Cuando empecé a trabajar en agencias, era el gran momento de Apple, con el Iphone, etc.

Todo el mundo me pedía un diseño como el de Apple. Me lo pedían marcas de nutrición infantil, me lo pedía la tienda de ropa para mujeres de mi barrio, en resumen me lo pedía todo Dios.

Y sí, vale que es una imagen chula, que gusta a muchas personas. Incluso en su momento, fue rompedora, única…

Pero, ¿qué sentido tiene si sólo cogemos la apariencia y la dejamos caer sobre otra historia distinta?

Evita cometer ESTE error con tu imagen de marca

El diseño o la imagen de marca es la cara visible pero por detrás es mucho más. Es el resultado de un trabajo estratégico y conceptual. Sin esto, es solo estética.

Tu imagen de marca que te diferencie, te ayuda a ganarte la confianza de tu público. Y por lo tanto, no puedes echar a perderla por estar cambiando.

Una imagen de marca que copia la forma de otras tiene un recorrido muy corto. Sencillamente, porque hasta tú misma te vas a cansar más y sentirás que no te representa.

Pero, ¿qué ocurre si has llegado a cometer este error?

No te preocupes, identifica si lo haces por falta de seguridad. Y en ese caso, sigue los siguientes pasos:

  • Acepta que no vas a estar segura nunca, no pasa nada.
  • Prueba y analiza lo que funciona y lo que no.
  • Conecta con lo que quieres comunicar, el mensaje.
  • Y busca la forma de transmitirlo.

 

Sí, puedes inspirarte en otros casos, pero siempre desde la base de lo que queremos comunicar. Esto es lo que te dará la visión estratégica que necesitas para no perder el rumbo… ¡y acabar perjudicando tu imagen de marca!

Y ahora, ¡confiesa! ¿Te ocurre a menudo que te impresionan los objetos brillantes de ahí fuera? ¿Sientes que tu marca te representa y te hace sentir segura?

Espero que ahora tengas más claro qué puedes hacer y qué no para que tu imagen de marca siga creciendo de forma auténtica.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *