arquetipo de marca

¿Sabrías decidir ahora mismo cuál es el profesional que tú y tu marca necesitáis?

Lo entiendo, siempre es delicado elegir un profesional y dejar en sus manos una tarea tan fundamental como es el diseño de un logo, o de una página web. Y es que, hablando de inversiones importantes, apuesto a que tienes un poco de miedo a equivocarte con esta decisión.

Imagino que si necesitas diseñar tu marca, tu web o alguna pieza puntual y buscas, por ejemplo, en Google, en Instagram, o pides recomendaciones en Facebook y echas un vistazo a las webs de varios diseñadores gráficos, aún así seguramente te surjan muchas dudas sobre a quién elegir, ya que cada uno tiene su estilo…

Por eso, hoy vengo con una pequeña ayuda. Esto te dará el empujón para decidirte por el mejor profesional: una lista de preguntas sencillas que puedes hacerle a un diseñador gráfico, para saber si podríais funcionar trabajando junto.

Lo primero y más básico

Cada profesional tiene su forma de trabajar. Además, tampoco todos los negocios necesitan los mismos materiales, cuando de diseño gráfico hablamos. De modo que, quizá cada diseñador tiene una fórmula para adaptar su trabajo a las necesidades del cliente y tú tienes que conocerlas antes de poder decidirte y valorar los distintos presupuestos.

Estas son las preguntas más básicas por las que deberías comenzar:

 

  • ¿Qué te entregará exactamente? ¿Cuántas cosas? ¿Qué archivos? ¿En qué formato? En el caso de que sea un logo, asegúrate de que lo tendrás en alta calidad para imprimir y por otro lado, optimizado para web y redes sociales.
  • ¿Qué precio tiene todo? ¿Cuál es la forma de pago? ¿Se puede pagar a plazos?
  • ¿Cuál es la fecha de inicio y la fecha de entrega del proyecto? Comprueba que estas fechas se ajustan a tus disponibilidades y planificación personal.
  • ¿Cuál es su recomendación para ti? ¿Cree que hay una mejor manera de hacer lo que quieres? ¿O que te falta algo para que funcione? Seguro que te puede dar ideas interesantes, con otra perspectiva.

Otras buenas preguntas que puedes plantear a tu diseñador

Todos somos personas muy ocupadas, ¿verdad? Por eso, es bueno que, desde el principio, conozcas cómo vais a trabajar juntos. De esta forma, podrás prever qué inversión, en tiempo, va a requerir de tu parte el diseñador y puedes planificarte mejor.

Así no habrán fugas de tiempo innecesarias, por ninguna de las partes, y el trabajo fluirá mucho mejor. Para ello, estas son algunas de las preguntas que estaría bien que planteases, antes de comenzar:

 

  • ¿Cuál es su proceso de trabajo? ¿En qué momentos necesitará tu feedback?
  • ¿Qué material o información necesita para empezar?
  • ¿Cuál será la forma de comunicarse durante el proyecto?
  • ¿Qué pasa después del proyecto? Por ejemplo en el caso de una web, ¿cómo funciona el mantenimiento, está incluido o no?

Las preguntas que tú mismo deberías hacerte

Has oído eso de que “para gustos, colores”. Pues con esto sucede lo mismo. No todos nos sentimos igual de a gusto trabajando con otra persona. Congeniamos mejor con unas que con otras y esto ayuda a que el proceso se desarrolle sin incidentes y ambas partes trabajen de forma más agradable.

Así que, también estaría bien que te hicieras una pequeña revisión a ti mismo, justo antes de tomar la decisión. Estas son las preguntas que podrías hacerte:

 

  • ¿Estás a gusto hablando con ese diseñador?
  • ¿Te sientes entendido? ¿O al contrario, hablar con él/ella te hace sentir inferior?
  • ¿Sientes que puedes hacer preguntas libremente?
  • ¿Te explica todo bien? ¿O estás mareado por su lenguaje técnico?
  • ¿Hay buen feeling con esa persona?

Con todas las respuestas a cada una de estas preguntas, ya estarás en mejor disposición de tomar una decisión más acertada. Y es que piensa que el diseño gráfico es un proceso intenso, que requiere de mucha comunicación y trato directo con el diseñador. Así que, si alguna de las opciones que barajas te va a hacer perder mucha energía en el proceso, porque así lo sientes, ¡olvídate!

Eso no significa que el diseñador en cuestión sea malo, nada que ver. Para mí, no hay buenos o malos diseñadores, sino profesionales que encajan mejor con tu proyecto y tus valores. ¡Quédate con esos! Disfrutarás más del trabajo y los resultados hablarán por sí solos.

Pin It on Pinterest