arquetipo de marca

¿Tienes definida tu estrategia de branding?

¡Enhorabuena, es un primer paso que te llevará lejos!

Ahora solo te queda… ¡seguirla al milímetro! Sí, soy algo purista, pero para conseguir impacto, un branding ha de ser cohesivo. Es decir, seguir el mismo estilo en todas las comunicaciones y en todos los ámbitos de la marca. Día tras día.  

No es algo fácil, entre la vorágine del día a día y las nuevas tendencias que salen cada día en Pinterest o Instagram. Aún así, tengo un truco infalible y muy visual para ti: ¡crear un moodboard!

Qué es un moodboard

Es un tablero de inspiración visual, físico o digital, que reúne imágenes, colores, texturas, frases… con la intención de hacer tangible un concepto o un ambiente.

Lo bueno es que puedes colgarlo para tenerlo siempre a la vista y de esta manera, nunca olvidar lo que quieres transmitir con tu marca.

Crear un moodboard para visualizar tu estrategia

Primero, recuerda: la estrategia de branding no es sólo el estilo visual de tu marca, sino también el universo verbal y textual, la voz, la energía y las emociones que generas en toda la experiencia de marca, dirigida además a un público específico.

Decide si lo vas a hacer en digital o físico. Cada opción tiene sus pros y contras, la intención es que te diviertas al máximo haciéndolo.

Ahora toca recopilar un montón de imágenes y palabras claves. Evidentemente, hay un montón de webs donde buscar, además de Pinterest e Instagram. Te recomiendo comprar unas cuantas revistas bonitas (tipo Bazaar, Kinfolk, Violet, Metal, Cereal, Perdiz… Si estás en Barcelona, ¡te recomiendo mucho el kiosco Free Time, en las Ramblas!)

¿Ya lo tienes? Súper, pues ahora, vas a buscar imágenes y palabras que te ayuden a visualizar tu estrategia. Aquí van mis ideas de elementos a incorporar en tu moodbard:

 

  • una foto (o varias) de tu cliente ideal,
  • un frase inspiracional o cita que resuma el espíritu de tu marca,
  • 3 adjetivos que definan la energía o emoción que quieres que sienta tu público objetivo,
  • 2 fotos o texturas que representen esta energía o emoción,
  • pastillas o pinceladas con los colores de tu marca,
  • una foto o ilustración que represente el beneficio tangible de tu servicio o producto,
  • una foto o ilustración que represente el beneficio emocional de tu servicio o producto.

Una vez tengas listo tu moodboard, cuélgalo (imprímelo si es digital) y compártelo con tus colaboradores. ¡Es una herramienta fenomenal para crear sintonía en un grupo de trabajo!

Si te apetece descubrir más sobre el universo de los moodboards, te invito a visitar el Pinterest de LA experta en el tema: Gudy Herder.

 

Pin It on Pinterest