arquetipo de marca

En todo el tiempo que llevo con mi estudio de Lunes Design, me han hecho todo tipo de cuestiones acerca de las marcas: sobre diseño, sobre branding, incluso sobre productividad y organización.

Sin embargo, hay una que se ha repetido especialmente y que, indirectamente, tiene que ver con esto. Es la siguiente: “Voy a sacar un nuevo producto, libro, curso o servicio. En este caso, ¿qué hago con el branding: sigo con el propio de la marca o tengo que cambiarlo y crear uno específico?

Me parece una gran pregunta. Supongo que, como siempre voy machacando a mis clientes con el sagrado branding, que si esto está en línea o no con el manual de marca… Pues creo que genera algo de confusión y miedo alejarse de ello 🙂

Por eso, en este artículo quiero compartir contigo, la respuesta a esta pregunta que en algún momento puede surgirte a ti también (¡si es que ya no lo ha hecho!)

Recuerda: el mensaje siempre determina la forma

Empecemos por lo básico. Sí, una vez más. Me gusta repetir las ideas principales, una y otra vez, para que puedas interiorizarlas y no perderlas de vista en tu día a día.

De forma ideal, tu identidad visual estará compuesta de tu logo, una paleta de colores y una selección de tipografías. Puede que también contemple un manual de estilo para las fotografías e ilustraciones y unos recursos complementarios, que se ajusten a las necesidades habituales de la marca.

No olvides que el objetivo del branding es comunicar tu personalidad de marca de forma coherente y reconocible de un solo vistazo. Por esta razón, es importante que sea siempre constante, en todo momento y en cualquier soporte de comunicación.

Sin embargo, la intención y el mensaje que queremos comunicar es lo que va a determinar la forma. Por eso, si sacas un producto o un nuevo servicio, tienes la oportunidad de crear un branding propio para ello, si este lo requiere. Así que, veamos como plantear la situación y elegir la mejor solución en cada caso.

Para tu nuevo producto o servicio, es una buena idea mantener tu branding si…

  • Forma parte de tu embudo de venta. Es decir que el objetivo es que, después de la compra, contraten tus servicios. Por ejemplo, pongamos que ofreces servicios de asesoramiento legal para bloggers y que quieres poner a la venta un ebook sobre cómo aplicar la ley de protección de datos en blogs. Seguramente, quien compre tu libro pueda estar interesado en tus servicios después. Es bueno aprovechar la dinámica, que reconozcan enseguida que es lo mismo y que lo ofrece la misma empresa.
  • Se dirige exactamente al mismo público objetivo que los otros servicios o productos de tu negocio. En la misma línea que el punto anterior, si ya has conquistado a tu público objetivo con tu imagen y la reconoce, puedes aprovechar tu identidad visual para que perciban tu nuevo producto como algo familiar.
  • El tono y la forma de este producto va en línea con tu personalidad de marca. El diseño gráfico se trabaja para transmitir cierta personalidad y energía. Si estos valores se mantienen, el diseño debe seguir funcionando para este nuevo activo.

Para tu nuevo producto o servicio, es buena idea romper con el branding de tu negocio si…

  • Quieres generar expectativas respecto al lanzamiento de este nuevo producto o servicio y hacerlo notable. Si llevas un tiempo con tu marca y quieres, de alguna manera, reactivar un poco a tus seguidores y clientes anteriores, puede ser bueno sacudir un poco tu imagen para este nuevo producto. ¡Tus clientes quieren ver cositas nuevas de vez en cuando!
  • El cliente al que se dirige es distinto a tu público objetivo, o sólo es un segmento de tu público. De la misma manera, si decides acercarte a otro público objetivo con este producto, es posible que necesites otros códigos visuales para llegarles y diferenciar cada nicho.
  • Su voz y estilo rompen con el de tu marca. Por ejemplo, en tu negocio te dedicas a dar clases de meditación dirigida, cuyos valores son la paz, la aceptación y la plenitud. Ahora quieres lanzar una clase especial para una rutina de yoga matutina más energizante. En este caso, vas a necesitar elementos gráficos totalmente distintos para comunicar cada cosa.
  • Se trata de un proyecto un poco al margen de tu marca. Imagina que tienes una marca de ropa y lo que quieres es lanzar un libro explicando cómo has montado tu negocio y tus consejos para quienes quieran hacer lo mismo. Este libro no es la actividad principal del negocio, es bueno diferenciarlo un poco para no despistar a tus clientes.

Cómo cambiar de branding para un producto o servicio determinado

Se trata de alejarte de tu marca principal, no de olvidarla por completo. Se ha de hacer con cabeza y construir una nueva identidad que sea acorde con tu identidad corporativa.

Puede ser una simple variación de tu branding, por ejemplo, con los mismos colores pero elementos visuales distintos (pictogramas, ilustraciones o adornos varios). Puedes elegir una gama de colores que complemente la paleta corporativa, añadir una tipografía más atrevida a las que tienes…

Una posibilidad interesante es logotipar el nombre del nuevo producto o curso, para darle una entidad propia y más potencia visual aún. Hasta se puede combinar con el logo principal. Es algo que se ve mucho en las marcas de ropa, cuando sacan una línea alternativa.

En todo caso, el resultado tiene que ser diferente de tu marca, pero combinar bien con ella. ¡No quieres echar por tierra todos los esfuerzos que has hecho hasta ahora para construir una marca magnética!

Espero que con estos consejos y trucos básicos, al menos, tengas más claro cómo actuar en tu caso. Primero te recomiendo identificar en qué situación encaja mejor tu nuevo producto o servicio. Después, será más sencillo decidir qué pasos seguir.

¡Ah! Y recuerda que si en algún punto necesitas ayuda, podemos charlar y ver qué necesitas exactamente.

¿Te ha pasado alguna vez tener que decidir entre mantener tu branding para un producto o servicio concreto o cambiarlo y darle toda una nueva personalidad propia? ¡Cuéntame tu experiencia en los comentarios y cómo resolviste la situación!

Pin It on Pinterest