arquetipo de marca

Me repito más que el ajo en este blog, pero si te has de llevar una sola cosa sobre branding es esta…

Tu marca no debería ser sólo bonita. Debería ser diseñada de forma estratégica para ayudarte a cumplir con tus objetivos, a conectar con tu cliente ideal y a vender más y mejor tu producto o servicio.

Por cierto, cuando hablo de marca que funciona, no hablo únicamente de tu logo y los colores corporativos, sino de toda la experiencia. También de los visuales y los textos que tu audiencia puede ver y sentir.

¿Cómo hacer que todos estos elementos te ayuden a que tu negocio despegue? Te doy la receta.

Los ingredientes de una marca que funciona

Antes de pensar en construir tu marca, para que esta sea efectiva deberías saber:

  • Qué ofreces y qué beneficio real tiene el que lo compre.
  • Cuál es la emoción principal que puede reforzar este beneficio.
  • Qué valores son importantes para tu negocio, qué causa o misión es importante.
  • Quién es el cliente que quieres atraer a tu negocio y en qué momento se encuentra.
  • Cuál es tu diferencia respecto a la competencia.
  • Y si hay una temática o metáfora que te ayude a contar toda esta historia.

Estos ingredientes son tu estrategia de branding. Con esta información, puedes empezar a definir una personalidad de marca que funciona y a crear sus elementos, siguiendo los pasos…

Los pasos a seguir para un branding de alto impacto

Básicamente, se trata de incorporar los ingredientes (= tu estrategia) de forma creativa en todos los elementos de tu marca.

Mini-recordatorio: tu marca se compone de tu logo, tus colores y tipografías, de tus textos, campañas de publicidad, tu packaging… En definitiva, todo lo que participa de la experiencia de las personas con tu negocio.

Naming / tagline: A la hora de elegir el nombre de tu negocio y el texto que lo acompaña, enfócate en transmitir el beneficio de tu producto o servicio. Y, si puedes, reflejar uno de tus valores esenciales.

Colores: Elige colores que comuniquen la emoción principal que deberían sentir tus clientes durante el proceso y después de trabajar contigo.

Tipografías y recursos visuales (iconos, texturas…): Selecciónalos en función de su estilo gráfico, para que comuniquen tu personalidad de marca.

Logo: Es una pieza que debe ser simple. Se trata de sintetizar en ella todo lo anterior: beneficio y/o diferencia, emoción y personalidad de tu negocio.

Fotografías o ilustraciones: Deberían conjugar tu personalidad con el beneficio de trabajar contigo. Aquí puedes aprovechar la temática o metáfora que comentamos antes.

Textos: El estilo de los textos (la voz) debería corresponder con tu personalidad y la emoción que quieres comunicar a tus clientes.

Experiencia de compra: Revisa tu experiencia de compra en función de tu cliente y de lo que necesita sentir y resolver en este momento.

Atención al cliente: Define el tipo de atención al cliente y tu grado de cercanía, teniendo en cuenta tu personalidad y tu misión como marca.

¿Ves como siempre creamos cada parte de la marca a partir de la estrategia? No son decisiones estéticas. No elegimos lo que se lleva, lo que queda bien, sino lo que sirve al propósito de nuestro negocio.

Una marca construida de esta manera trae resultados. Ayuda a que tu negocio se posicione de forma única en tu sector y consiga buenos clientes.

Pero, lo que más me gusta de esta forma de trabajar, es que permite crear una marca que funciona. Así, te luces como profesional y, a su vez, te sientes completamente alineada y reflejada por tu branding.

Sea cual sea la pasión y los valores que te motivaron a emprender tu negocio, es mucho más poderoso cuando estos se notan desde fuera… gracias a tu marca.

¿Estás lista para aplicar la receta a tu negocio?

Pin It on Pinterest