arquetipo de marca

De pequeños nos enseñan a leer.

Hay que reconocer que faltaría algún que otro esfuerzo por enseñarnos también a amar la lectura, pero algo es algo. Al menos, cada quién en casa sí puede fomentar en sus hijos lo que mejor le parezca. En mi caso, afortunadamente, siempre me encantó hacerlo, desde bien pequeña y a día de hoy… ¡sigo cultivando esa pasión!

Sin embargo, una cosa es leer un libro de ficción, dejarnos llevar por fantasías de cuento, o que nos atrape una misteriosa aventura en busca de lo prohibido, y otra muy distinta es leer un libro sobre emprendimiento o negocios ¡y sacarle verdadero partido!

Eso no nos lo enseñan. Nuestro aprendizaje se basa en adquirir la capacidad de interpretar signos y entenderlos (bueno y a tener un mínimo de comprensión sobre lo que leemos). Pero, en mi experiencia, falta lo más importante: poner en practica la ideas y los aprendizajes que extraemos de los libros.

Hoy quiero compartir algunos puntos que yo he ido desarrollando con el tiempo y que me ayudan a conseguir este objetivo: sacar partido a los libros en tu emprendimiento.

Elige bien qué libro leer

Una de las cosas más importantes es hacer una buena selección de los libros. Hoy en día, hay muchísima información y contenidos ahí fuera. Además, con plataformas de autopublicación, cada vez es más accesible para las personas, escribir y publicar un libro.

Pero en el mundo editorial… ¡no es oro todo lo que reluce! Incluso un buen libro puede no servir a tu emprendimiento, si éste no se adecua al momento vital de tu negocio. Puede que no seas capaz de sacarle todo el provecho y sin embargo, estás dejando de leer otro mucho mejor para tu situación actual.

Yo misma me he encontrado con este ligero inconveniente a veces. Por eso, empecé a guiarme por las recomendaciones de otros bloggers, o emprendedores a los que admiraba. Hasta he hecho las mías propias. Puedes verlas, aquí y aquí.

En caso de duda, te sugiero seguir tu instinto. Aunque voy a confesarte algo: en mi caso, me pierde el diseño y muchas veces elijo por la portada… ¡qué le voy a hacer!

Lee de forma regular…

Es mucho más fácil asimilar lo que leemos si tenemos la costumbre de leer. Como se dice en inglés, Practice makes perfect!

Lo ideal es un poquito cada día, aunque personalmente reconozco que me encanta leer un libro del tirón el fin de semana.

También es una buena idea ir leyendo varios libros sobre el mismo tema para ir profundizando y entendiendo varias perspectivas. ¿Mi truco? Mirar en Amazon el libro que estás leyendo y ver qué otros te recomiendan.

… ¡y activa!

Esta es la clave para sacarle partido a los libros en tu emprendimiento. No puedes leer un libro, por más sencillo que sea, de forma pasiva y esperar que la magia suceda. Para que esto ocurra y los cambios de todo aquello que has aprendido se reflejen en tu día a día, has de tomar acción.

Por ejemplo, a la hora de leer, puedes:

  • tomar apuntes para interiorizar mejor las ideas clave,
  • anotar temas que investigar luego para profundizar,
  • marcar citas inspiradoras que después quieras recordar,
  • recopilar en un mismo documento o lugar ideas que te surgen al momento para tenerlas después más accesibles,
  • formularte preguntas sobre las que querrás reflexionar con calma una vez acabado el libro.

Con todo este trabajo durante la lectura, mi recomendación una vez lo hayas terminado, es hacer un repaso de todos esos apuntes y si surgen ideas de mejora para tu negocio, las planifiques de inmediato, aunque sean para dentro de unos meses. Así te aseguras de no procrastinar y enfocarte en lo importante.

Estate atenta

En tu emprendimiento, no sólo puedes sacar provecho de los libros sobre negocios, marketing o cualquiera de las áreas relacionadas con tu actividad. Yo me he dado cuenta de que incluso en libros de ficción, o poesía… ¡casi siempre se puede sacar un aprendizaje empresarial!

Además, esto te ayudará a pensar de forma distinta y mucho más creativa.

Comparte tus impresiones con uno(s) compañeros

Esto diría que es lo más poderoso de todo. Si quieres asimilar mejor los aprendizajes y seguir reflexionando sobre el tema, descubrir otras opiniones, enfoques o puntos de vista distintos… ¡qué mejor que seguir la conversación más allá de las páginas del libro!

Hay mil formas de hacerlo: con audios de whatsapp, charlando con una amiga, intentando resumirle el libro, preguntando si se lo ha leído qué ha aprendido, cuál es su opinión o qué experiencia tiene ella con respecto al tema que sea… De cualquiera de estas formas, seguro que salen ideas valiosas.

Ahora, si te apetece y como yo eres amante de los libros, es turno para que pongas en práctica algunos de estos consejos… ¡o me cuentes los tuyos en los comentarios! Acuérdate de que estos trucos son los que a mí más me han servido con los años, pero tú has de encontrar tu fórmula.

Aún así, si lo que buscas es compañía para hacer estos cambios en tu hábito de lectura y sacarle verdadero partido a los libros en tu emprendimiento, te cuento un último secreto: con unas compañeras emprendedoras estoy iniciando un nuevo proyecto enfocado a ayudarte a seguir creciendo en tu negocio. Une todos estos consejos y aún más ingredientes que vamos a desvelar hoy mismo.

Si quieres saber más, puedes seguirnos en Instagramsuscríbete desde aquí a nuestra Lista Secreta.

Pin It on Pinterest