arquetipo de marca

Lo que más me mola de tener mi propio negocio es el crecimiento y el aprendizaje continuo que implica.

Al principio, parece natural formarse, informarse y tomar acción para que nuestro negocio crezca. Leemos, nos apuntamos a clases, contratamos a otros profesionales para construir nuestra marca, la web, para que nos ayuden con el marketing, etc.

Y luego llega un momento en el que la cosa empieza a rodar. Tienes clientes, una audiencia que espera tus contenidos con ansias e ingresos más o menos estables.

Es tentador quedarse así, o al menos tomar un pequeño descanso en esa ascensión brutal que iniciaste.

Pero la cosa es, y te lo digo por experiencia, que si sigues exactamente igual, lo más probable es que no te quedes en el mismo punto. No. Vas a ir hacia atrás, por el simple hecho de que los demás siguen avanzado.

Hoy te quiero dar 5 trucos que a mí me funcionan genial para que mi negocio siga creciendo.

1. Amplia tu perspectiva sobre tu negocio

Nos pasa a todos: estamos tan metidos dentro de nuestros negocios que sencillamente no vemos las cosas como son. Para recuperar la perspectiva sobre tu proyecto, habla con tu audiencia. Puedes hacerlo a través de encuestas en redes o haciendo preguntas a los suscriptores de tu lista (puedes incentivar las respuestas con un concurso).

También va genial hablar con otros emprendedores de tu mismo nivel (o del nivel que anhelas alcanzar). Un grupo de mastermind es un formato ideal para ello, pero cualquier club de emprendedores te sirve para descubrir nuevas formas de hacer las cosas y entender cómo te perciben los demás.

Seguro que sacas mil ideas de mejoras para tu negocio, ¡sólo con este tip!

2. Mejora tus servicios o productos

Muchas veces nos enfocamos en crear nuevos servicios o productos (yo la primera, ¡me salen ideas cada semana!), cuando realmente podríamos sacar mucho más beneficio (en forma de dinero y/o de satisfacción de tus clientes), mejorando lo que ya tenemos a la venta.

¿A quién no le gusta comprar una nueva versión de algo que ya le ha encantado? No hace falta que te ponga el ejemplo del iPhone, ¿verdad?

Una buena forma de hacerlo es dedicando tiempo para investigar lo que podemos mejorar… ¡con quienes lo compran! Manda una encuesta de satisfacción a tus clientes o, mejor aún, invítales en grupo reducido a un brunch y preséntales tu producto/servicio para recibir feedback inmediato.

Sólo te quedará planificar las mejoras que más interesan a tus clientes y ponerte manos a la obra.

3. Invierte… con cabeza

Es importante reinvertir parte de tus beneficios en tu propio negocio cada año para seguir creciendo. Puede ser una inversión en publicidad, para crear contenidos destinados a darte más visibilidad o puedes renovar algún aspecto de tu marca (tu branding, tu web, tu secuencia de email marketing, etc.)

Otra opción es invertir en formación – de hecho, idealmente deberías hacerlo cada año además de lo otro.

Antes de invertir, tengo 2 grandes trucos que darte:

  • Planifica primero tus objetivos. Te ayudará a priorizar dónde invertir.
  • Infórmate sobre aquello en lo que quieres invertir. Por ejemplo, si quieres invertir en branding, lee libros y artículos de blog sobre el tema para entender lo que has de tener en cuenta y lo que implica crear tu marca.

4. Vuelve a los básicos

Esto para mí significa dos cosas:

  • Reconectar con las razones que te hicieron emprender: con tu pasión, tus valores, tu compromiso inicial. Crecer es necesario, pero a veces nos dejamos deslumbrar por lo que nos recomiendan los “expertos” y perdemos la esencia.
  • Retoma hábitos y prácticas de principiante. Por ejemplo, la costumbre de investigarlo todo antes de escribir, buscar nuevos proveedores, hacer networking, dedicar tiempo para hablar con tus clientes y, lo más importante, formarte.

5. Prueba algo distinto

No podemos seguir haciendo las mismas cosas y esperar resultados diferentes. ¡No lo digo yo, lo dijo Paulo Coelho!

Es así de fácil, para dar un impulso a tu negocio (y de paso recuperar la ilusión de emprender, si está enterrada debajo de algunos kilos de estrés), prueba a hacer algo que nunca hiciste. Un directo en Instagram, abrir un canal de Youtube, ir a un seminario de emprendimiento y tomar el micrófono para hacer preguntas, crear contenidos gratuitos con un formato distinto, sumar tu negocio a una causa benéfica… Los límites son los de tu imaginación.

¡Ya verás como dejas atrás la sensación de estar estancada probando algunos de estos trucos! Acuérdate de tener paciencia y siempre monitorizar los resultados de lo que pruebes para poder sacar conclusiones y, pase lo que pase, hazlo a tu manera.

Te dejo con un último secreto: con unas compañeras emprendedoras estoy iniciando un nuevo proyecto enfocado a ayudarte a seguir creciendo en tu negocio. Une todos estos trucos y aún más ingredientes que estamos a punto de desvelar.

Si quieres saber más, puedes seguirnos en Instagram y si quieres que te cuente todo en primicia y llevarte una oferta exclusiva para impulsar tu negocio de la forma más simple que existe, no lo dudes, suscríbete desde aquí a nuestra Lista Secreta.

Pin It on Pinterest