arquetipo de marca

¿Estás pensando en crear una nueva línea de negocio?

¿O quizá tienes un nuevo proyecto / producto o servicio que necesitas diferenciar un poco de tu negocio principal? Como sea, seguro que ahora mismo te preguntas qué es mejor: ¿crear una nueva marca para ello, seguir utilizando la misma, o crear una submarca?

Lo sé, es una pregunta complicada. Por eso, hoy vamos a ver en qué casos usar una marca o una submarca y cómo decidirlo. Y te lo voy a contar con el ejemplo de mi nuevo proyecto Lunes School.

¿Vamos allá?

El planteamiento inicial

Las emprendedoras somos así: de culo inquieto. Cada cierto tiempo, nos despertamos con una idea emocionante y decidimos apostar por ella. Y cuando llega el momento de comunicar este nuevo proyecto, nos encontramos con un problemilla: ¿qué marca usar?

La semana pasada estrené Lunes School, una plataforma de recursos y mentoring para diseñadores gráficos. Con ella, quiero ayudarlos a que su organización y procesos de trabajo no interfieran con su creatividad.

Cuando empecé a trabajar esta idea hace unos meses, el tema de la marca y del posicionamiento me dio muchos quebraderos de cabeza. Te recuerdo que mi negocio principal es Lunes Design, un estudio de branding para emprendedoras.

Al principio, pensé que como este nuevo proyecto tenía un público objetivo distinto (emprendedoras / diseñadores gráficos) y ofrecía soluciones distintas (servicios / cursos y plantillas), tenía que crear una nueva marca. Y también me hacía ilusión, como diseñadora, crear una nueva marca desde cero.

Pero claro, aquí empezamos con las pegas: es un gran esfuerzo crear una nueva marca.

Para empezar son muchas horas de trabajo para crear la estrategia y una identidad visual nueva. Pero también para diseñar toooodos los materiales, tarjetas de visita, web… Además, hay que registrar esta nueva marca para protegerla, crear redes sociales nuevas y sobre todo comunicar. Comunicar un montón para moverla, porque estás partiendo de cero.

En este punto, ya empecé a pensar que no iba a poder sacar suficiente tiempo para hacer todo esto.

Volver al inicio de todo: cómo tuve la idea de Lunes School

Lunes School nació a raíz de recibir cada semana preguntas de otros diseñadores gráficos sobre mis sistemas, mi organización… en definitiva sobre mi negocio. De hecho, tanto en las redes de Lunes Design, como en la lista de suscriptores, tengo una gran porcentaje de diseñadores gráficos.

Por lo que, realmente, me interesaba mucho a nivel estratégico aprovechar el reconocimiento y la confianza que Lunes Design genera en los diseñadores gráficos. De hecho, Lunes Design es la prueba de lo que vendo en Lunes School funciona 🙂

Así que me decante por la solución de la submarca.

Por cierto, para aclararlo, la submarca es una marca con características distintas a la marca principal pero que mantiene coherencia con ella. Por ejemplo, Google es la marca principal que abarca las submarcas Google Drive, Google Calendar, etc. Apple usa también este sistema para sus submarcas: iPhone, iPad, iMac, etc.

En mi caso, Lunes School es el mismo logo que Lunes Design, cambiando las palabras, y también el estilo visual y de comunicación son muy parecido. La única diferencia es que Lunes Design tiene un toque femenino (dado el público al que se dirige) que Lunes School no tiene.

¿Cómo saber si la submarca es para ti?

Aún tienes dudas de qué escoger en tu caso. Pues te voy a dar algunas pistas más, atenta.

La submarca es para ti:

  • Si tu nuevo proyecto no puede ser abarcado por tu marca actual. Puede ser porque quieres segmentar un público objetivo distinto, como fue mi caso, o porque tu idea se relaciona con una temática distinta a la de la marca principal. (Este es el caso de Google, la marca principal es un motor de búsqueda, las submarca son otras herramientas que pueden servir al mismo público, pero en otro contexto.)
  • Si con tu marca actual ya estás llegando al público objetivo del nuevo proyecto. En este caso, tiene sentido porque estamos aprovechando la fama de nuestra actual marca.
  • Estás seguro de que la marca principal y la submarca se retroalimentarán y que, tanto en caso de éxito como de fracaso, una no perjudicará a la otra.

De hecho, es fácil acabar de decidirlo: las dos otras opciones son mantener la misma marca o crear una nueva. Si no ninguna de las dos tiene sentido para ti, tu solución es la submarca 🙂

En todo caso, cabe recordar que cada marca es distinta y es una decisión que deberías tomar con ayuda de un experto en branding si no estás segura.

Y hasta aquí por hoy. Pero no sin dejarte el enlace a mi flamante Lunes School, para que veas cómo funciona una submarca en la vida real: www.lunesschool.com ¡Ah! Y te espero en los comentarios para que me cuentes qué te ha parecido 😉

Pin It on Pinterest