arquetipo de marca

El tiempo ha pasado desde que estrenaste tu marca y esta ha evolucionado.

Es más adulta, más enfocada, posiblemente más radical.

Esta evolución es normal, sobre todo cuando nuestros negocios van tan de la mano con nuestra evolución personal.

Peeeero… puede que la criatura (tu marca) haya ido un poco por libre, hasta el punto de que hayas perdido el control sobre ella. Es posible, muy posible… que sin querer hayas creado un monstruo.

¡Actúa rápido! Descubre cuanto antes los síntomas de una marca monstruosa y, si es tu caso, ponle remedio con mis soluciones.

Síntoma nº1: Tu marca es distinta en cada canal y según el momento

Tu marca cambia prácticamente por completo entre un canal y otro: es amigable y vistosa en Instagram, formal y minimalista en la web, seria y distante en el trato con los clientes (sea por email o en reuniones)… Y de repente, es chispeante y loca cuando se acercan las Navidades.

¿Por qué esta marca es un monstruo? Esta marca genera confusión, e incluso desconfianza, a los clientes dado que la experiencia es incoherente. Además, pierdes mucho tiempo reinventando la rueda para cada comunicación.

El antídoto: Define de una vez por todas, con 3 adjetivos, cómo ha de ser tu experiencia de marca y sigue al pie de la letra esta intención para ganar en coherencia. ¡Oh! Y un manual de marca o un brand board pueden ser buenas ideas para apoyarte.

Síntoma nº2: Tu marca es bonita, pero no refleja tu esencia

Visuales objetivamente bonitos, una experiencia de marca emocionante… Sí, parece que esta marca lo tiene todo, excepto que no te identificas (o ya no) nada con ella. La causa puede ser o bien que hayas cambiado tú, o que en la estrategia de marca nunca se haya tenido en cuenta esa parte de ti o ese algo que hace tu negocio tan especial.

¿Por qué esta marca es un monstruo? Esta marca carece de impacto y memorabilidad, dos cualidades imprescindibles para comunicar. Además, es probable que no te sientas a gusto con ella y francamente, es mejor sentirte orgullosa de enseñar tu web o tus tarjetas de visita para que el mensaje cale.

El antídoto: Reflexiona en lo que hace único a tu negocio, en la parte de tu personalidad que debería sentirse en tu marca. Empieza a buscar formas de añadirle ese ingrediente o… plantéate un rebranding estratégico (no solo estético).

Síntoma nº3: Te llegan clientes que no son para nada tus clientes ideales

Será porque tienen valores distintos a los tuyos, porque no están cómodos con tus precios o porque, simplemente, no congenias bien con ellos (y eso, en el caso de que vendas servicios es un gran problema). Pero el hecho es este: tus clientes potenciales no tienen nada que ver con la persona que te gustaría atraer a tu negocio.

¿Por qué esta marca es un monstruo? Porque es tremendamente difícil vender tu producto o servicio a gente que no lo valora, o que no va a sentirse conquistada por él. Una marca bien pensada atrae a esa persona para la que has diseñado tu oferta y hace que tu estés a gusto y ellos también. ¡Un win-win en toda regla!

El antídoto: Conoce a tu cliente ideal. ¿Cuál es su estilo? ¿Qué le gusta ver o comprar? Intenta repensar tu marca no sólo pensando en ti, sino en esa persona, con la intención de cautivarla.

Síntoma nº4: Tu identidad visual corporativa es un popurrí

Tenías un logo, con unos colores y elementos visuales, pero has ido evolucionando. Has cambiado un poco los colores y el estilo de foto ya no es el mismo que antes. Tu logo te cansa, entonces prácticamente no lo usas y cuando sale una nueva tendencia, te emocionas y lo revolucionas todo hasta el punto que ni tú sabes cuál es tu identidad visual.

¿Por qué esta marca es un monstruo? Es imposible que tus clientes te reconozcan y confíen en tu negocio, si este parece un camaleón. Acuérdate de que necesitamos ver una marca 7 veces antes de confiar en ella… Y en esas 7 veces, ¡tiene que parecer la misma empresa si quieres que funcione!

El antídoto: Vuelve a las bases, establece tu manual de marca y apégate a él. Puede que a este síntoma se le asocie el número 2, en este caso, sin lugar a duda mi recomendación es un rebranding.

 

Espero que hayas podido detectar a tiempo si tu negocio tiene una marca que se ha vuelto un monstruo. Si quieres profundizar, descarga mi Test Exprés de Branding para descubrir todo lo que puedes mejorar en tu marca desde ya.

Pin It on Pinterest