arquetipo de marca

¿No tienes tu branding definido todavía, pero quieres empezar a comunicar acerca de tu negocio?

¡Hay soluciones! Bien sea porque no puedes invertir en tu identidad de marca ahora, o porque tienes mucha prisa por validar esa idea tan guay que tienes en mente, el hecho de no tener logo no te impide que empieces a conquistar a tu audiencia.

Eso sí, no puedes hacerlo de cualquier manera.

Hoy te voy a enseñar cómo y por dónde empezar.

Define lo que quieres comunicar

Lo primero que has de pensar, aunque sea brevemente por ahora, es lo que quieres transmitir a tu audiencia sobre tu negocio.

¿Quieres que de una impresión elegante? ¿Cercana? ¿Divertida? ¿Femenina? ¿Artesana?
¿Que se entienda que es un servicio/producto para madres? ¿Para creativos? ¿Para gente a la que le preocupa el medio ambiente?
¿Qué energía quieres que reciba la persona del otro lado?

Piensa en varios adjetivos, haz un listado de 3-5 que describan bien el estilo de tu negocio. Ten estos adjetivos en mente en los siguientes pasos… ¡y siempre!

Selecciona unos elementos visuales básicos para empezar

Vamos a ver, para empezar es ideal tener:

  • un perfil en una red social (una en la que tu cliente ideal se mueva),
  • y una página web sencilla. Con una sola página es más que suficiente. Por ejemplo, puede ser simplemente un página de captación de emails, con un formulario de los que te deja crear tu proveedor de email marketing.

Como has comprobado, ¡no hace falta complicarse!

Y a nivel visual necesitarás:

  • definir un color corporativo. Truco: no elijas tu color favorito. Elígelo en base a su significado.
  • elegir un par de tipografías que vas a usar, por ejemplo, para compartir frases inspiradoras en Instagram y en tu landing page. Elige una tipografía sencillita, que se lea bien y otra con más personalidad, para títulos y alguna palabra destacada. Si vas a usar una herramienta como Canva, para hacer unas imágenes de Instagram, te recomiendo buscar tus tipografías directamente en la plataforma.
  • seleccionar algunas fotos en bancos de imágenes.
  • y voilà, ¡poco más necesitas por ahora!

Todos estos elementos los has de decidir en función del estilo que quieras dar a tu marca. Analiza tu listado de adjetivos y ponte a buscar recursos que vayan en línea con ellos.

¿Y el logo?

En esta fase beta, olvídate del logo. Escribe el nombre del negocio con una tipografía con un poco de personalidad, si estás cómoda con el diseño gráfico, y sino, hazlo con una sencillita y limpia. No hace falta añadir dibujitos o ilustraciones en este momento. Recuerda: menos es más.

Así cuando des el paso con tu marca definitiva, no habrá demasiado salto.

Y este paso ¿cuándo darlo? Simplemente, cuando hayas comprobado que tu idea de negocio tiene recorrido, que hay un mercado para lo tuyo. Esto dependerá de cada proyecto, pero es mi recomendación general.

En todo caso, no esperes demasiado tampoco sin un buen branding, porque esto es un poco como el pez que se muerde la cola: “no tengo dinero suficiente para branding, pero sin un buen branding, tampoco llegan los clientes…”

 

Espero que con estos trucos te animes a dar el paso y empieces a comunicar tu idea de negocio, ¡aunque no tengas logo!

Dime, ¿estás lista para hacerlo? Cuéntame por dónde vas a empezar ahora o qué te sigue frenando a hacerlo? ¡Te leo en los comentarios!

Pin It on Pinterest