arquetipo de marca

La ponderación es una gran virtud, a la que muchas mujeres nos amoldamos con facilidad (gracias, o por culpa de nuestra educación).

¿Sabes qué más? La ponderación en los negocios es una gran cagada. Especialmente a la hora de construir tu marca y promocionar tu negocio.

Si te parece un poco heavy sigue leyendo.

Lo que sí has de perseguir con tu branding

Piensa en lo que necesitas conseguir con tu branding, sea en redes sociales, en tu web o en tu trato con los clientes.

  • Necesitas emocionar y dejar huella. Que seas súper profesional y que vendas productos de calidad no es suficiente para destacar, sorry.
  • Necesitas que la gente te identifique en cuestión segundos y se apasione con tu negocio. La fidelización es muy importante cuando no tenemos un presupuesto publicitario desmesurado.
  • Necesitas dejar claro que no eres como las demás. Y rápido.

Y por si no ha quedado suficientemente claro, a continuación, te dejo una lista de lo que NO vas a querer conseguir… ¡por el bien de tu negocio!

Lo que no has de perseguir con tu branding

Para que no quepan dudas, he aquí la lista de lo que NO quieres conseguir:

 

  • No necesitas gustarle a todo el mundo, sólo a quien te convenga (¡hola, cliente ideal!)
  • No necesitas crear una experiencia de marca que englobe absolutamente todos los atributos de tu servicio o producto.
  • Sé selectiva y elige lo que realmente refleje tu diferencia.
  • No necesitas parecerte a tus competidores. Los códigos de tu sector no son relevantes, tú lo eres.

Así que déjate de ponderación, de objetividad, de consenso. Apuesta fuerte por tu historia, por tu diferencia, por tu personalidad única.

Y más importante aún, haz que esto se vea, se sienta y se pueda leer entre líneas.

Emociona, sé memorable, diferénciate. Que este sea uno de tus propósitos 2019.

Cuéntame, aparte de este nuevo propósito que te he propuesto, ¿cuáles son los otros para este año que comienza? ¡Te leo en los comentarios!

Pin It on Pinterest