arquetipo de marca

Si estás pensando en eso de que las segundas partes nunca fueron buenas… ¡esta vez te equivocas!

El balance estaría incompleto si le faltara alguna de las partes que hoy voy a comentarte.

Dime, ¿tienes lista la primera parte? Si no has podido trabajar sobre ella, o has llegado aquí directamente, te recomiendo ir primero a la parte 1 y hacer tu balance paso por paso. Sólo así podrás sacar conclusiones completas que te lleven a tomar mejores decisiones respecto de los nuevos objetivos para el próximo año.

¡Seguimos!

Paso 4: Clientes, colaboraciones y networking

Tu negocio no eres tú solita. Como mínimo tienes clientes y, posiblemente, empleados o colaboradores, profesionales con los que hablas de forma recurrente, seguidores fieles… ¡Personas de carne y hueso!

Evalúa:
¿Con quién has trabajado este año? ¿Qué tipo de personas te han llegado? Más allá de cuántos, pregúntate si ha sido fácil o difícil, agradable o desagradable trabajar para ellas. ¿Cuál ha sido tu cliente del año?
¿Has colaborado con otros profesionales?
¿Has organizado eventos presenciales u online, o has dado una ponencia? ¿Cuáles han sido las repercusiones?
¿Has participado en eventos en los que pudiste hacer networking? ¿Cómo ha ido?
¿Tienes un grupo de mastermind?

Repasa todo y analiza las lecciones aprendidas para cada cosa, positiva o negativa. Analiza si te ha llenado, si te ha compensado, si te ha salido rentable y agradable.

Se dice que somos el promedio de las 5 personas con las que más nos relacionamos, así que te invito también a reflexionar sobre ello.

Paso 5: Logros, resultados inesperados y objetivos pasados

Ha llegado el momento de rescatar esta lista de objetivos / propósitos que hiciste en enero del año pasado.

¿Cuáles has cumplido y cómo lo hiciste? ¿Cuáles no?
¿Por qué has cumplido esos en concreto? ¿Es porque eran los más fáciles de conseguir o porque estaban 100% alineados contigo?

¿Cuáles son tus logros y motivos de orgullo de este año? ¿Y cuáles han sido los momentos más difíciles, lo que has vivido como un fracaso?

Celebra lo que has logrado, date cuenta de cuánto has avanzado. Un apunte: no avanzar es muchas veces sólo una sensación, a lo mejor has llegado a un resultado inesperado, pero seguro que has aprendido un montón.

Analiza lo que no ha salido con curiosidad y amabilidad, intenta encontrar explicaciones y decide si este objetivo pendiente va a seguir en tu lista el año que viene.

Paso 6: Balance y lecciones aprendidas

Llegada a este punto, puedes hacerte un bonito listado con:

  • lo que ha funcionado,
  • y lo que no ha funcionado.
  • Piensa también en lo que ha dejado de funcionar,
  • y lo que habría podido funcionar pero no has podido / querido probar.

Escríbelo, es importante tomar tiempo para hacerlo.

Una vez tengo este panorama clarísimo, me gusta tomar otro momentito para sacar lecciones y aprendizajes. Conclusiones prácticas. Por ejemplo, este año he aprendido que si no hago vacaciones en verano, no me sale especialmente rentable y luego… me encuentro curiosamente agotada, sin creatividad, ¿raro verdad? Lección aprendida: ¡nunca jamás vuelvo a saltarme el descanso del mes de agosto!

Y ya está, esa es mi técnica para hacer un balance 360º.

Normalmente a estas alturas estarás con las ansias de apuntar nuevos objetivos para 2019, pero ahora seguramente lo puedes hacer con mucha más claridad.

¡Espero que te haya inspirado!

Pin It on Pinterest