arquetipo de marca

Si te dedicas a lo que amas, me imagino que tu negocio significa mucho para ti y que quieres que sea sostenible.

Es más, apuesto que no puedes imaginarte dedicándote a otra cosa más que a lo que te apasiona 🙂

El pequeño problema es que, el hecho que tu negocio dure, no sólo está en tus manos, sino en las de tu audiencia. Ella es quien decide si se va a convertir en cliente y para cuánto tiempo.

Pero tranquila, sí hay algo que puedes hacer… ¡conquistarla! 😉

No soy la primera en hacer este paralelismo, pero todo esto tiene mucho que ver con una relación amorosa.

Si buscas una relación duradera y satisfactoria para ambas partes, necesitas:

  • ser transparente y auténtica,
  • dejar que se vaya quien no te conviene (o quien no quiere estar contigo),
  • mostrarte disponible y dejar espacio para el otro.

Hasta aquí mis tips románticos. En el caso de tu negocio, también puedes trabajar cada uno de estos puntos con tu marca.

Una marca auténtica y con estilo propio

Lo primero, lo más importante, es crear una marca auténtica, que deje ver quién eres, lo que haces y cómo lo haces. Pero, sin engaños, mentiras o tapujos. A veces, porque creemos que no somos tan guay como los demás, o por miedo a no gustar, no acabamos de mostrar la esencia de nuestro negocio. Esto me parece una pena: tu identidad es tu fortaleza y la autenticidad ayuda a que las personas confíen en tu negocio.

El segundo punto, no menos importante: ¡no busques gustarle a todo el mundo! Especialízate, enfoca tu servicio o producto para ayudar a unas personas específicas y apuesta por una comunicación pensada para ellas. De la misma manera, identifica tu estilo propio, para que este cliente ideal te reconozca y se pueda identificar con tu negocio. Expresa este estilo a través de los visuales de tu marca, de tus textos y de todas esas interacciones que tiene tu audiencia con tu negocio. ¡Es la mejor manera de conquistarla!

Finalmente, crea tu comunicación de marca dejando espacio para que tus clientes se puedan proyectar en ella. Para conseguirlo, intenta que tu marca no sea solamente el reflejo de tu historia. También tiene que contar la historia que podrían tener contigo (a través de la compra de tu servicio o producto).

Tu checklist para que ocurra la magia

En resumen, tal y como lo harías para seducir y crear una relación duradera, debes mostrarte con tu mejor cara, pero siempre de forma sincera.

Anímate a buscar tu estilo y a expresarlo a través de tu marca.

Si además del checklist, quieres más pistas para ponerte con ello, te recomiendo mi guía gratuita para crear una marca magnética en 5 pasos.

Pin It on Pinterest