Deborah es la autora del blog OyeDeb, una fuente inagotable de recursos para los emprendedores que quieren crear un negocio a medida.

De hecho, sus libros y cursos tuvieron un papel esencial en la creación de Lunes Design, una empresa que se me parece y me hace tremendamente feliz.

La tenemos hoy para hablarnos de su marca, enfocada de una forma muy distinta a lo que se suele ver en este sector. Nos cuenta cómo la ha construido y cómo consigue ser fiel a sí misma a pesar de la evolución de OyeDeb.

pictos03

Noémie: OyeDeb es un negocio con mucha personalidad, que no se parece a ningún otro. ¿Cómo definirías tu personalidad de marca? ¿Cómo llegaste a construir una marca así de única? ¿Ha sido una elección consciente o más bien un proceso orgánico?

Deb: Ha sido muy orgánico, empezó de forma muy distinta a lo que se ve ahora porque yo hace unos años también era distinta a como soy ahora. Mi imagen de marca, igual que mi negocio, va en paralelo a mi evolución y la cambio cada vez que siento que yo he cambiado y que necesito decir las cosas desde otro lugar, con otro tono, transmitir otras ideas. Al final tengo la impresión de que siempre se ha podido percibir como algo muy mío y como algo que ha tenido continuidad desde 2012 hasta ahora, pero cada vez es una versión más evolucionada, más madura. La imagen de marca actual tiene que ver con la exploración de la sombra, de las partes más oscuras y menos brillantes de nosotras mismas, de lo que no se ve o queda parcialmente oculto detrás de capas y capas. Creo que poca gente en mi sector pone atención en que su imagen de marca comunique algo realmente sobre su discurso y su enfoque, y es una pena. La imagen puede tener el mismo poder que las palabras si se usa bien.

Mi imagen de marca, igual que mi negocio, va en paralelo a mi evolución y la cambio cada vez que siento que yo he cambiado


N.: Se nota la pasión por lo que haces en todos los artículos y libros de OyeDeb. ¿Cómo logras ser fiel a ti misma y que el objetivo de vender no se interponga entre tu pasión y tú?

D.: Me he dado cuenta con el tiempo de que cuando intento hacer algo con el objetivo de vender mucho porque creo que es lo que “la gente” necesita o quiere de mí, los resultados son mucho más pobres que cuando hago algo que es lo que me sale de dentro en ese momento, algo que necesito comunicar o que realmente me apetece enseñar. Por supuesto, dejando de lado que lo primero me implica un proceso de creación tedioso y sufrido y lo segundo me garantiza emoción y entusiasmo. Así que ya no tengo duda, me he convertido en una experta en escuchar a mi intuición y en no hacer nada que no sienta que quiero hacer al 100%. Puede que algún día no funcione, o con determinado producto me pegue un tortazo y no se venda, pero bueno, no me preocupa, siempre vendrá algo a continuación. Lo prioritario es sentirme conectada con el trabajo que estoy haciendo.

me he convertido en una experta en escuchar a mi intuición


N.: Desde tu punto de vista, ¿consideras OyeDeb como una marca? ¿Crees que es necesario convertir un negocio en marca para crecer y llegar al público?

D.: Oye Deb es una marca total y absolutamente. También por eso mismo no se llama Deborah Marín sino Oye Deb: quería verlo siempre como algo mío pero separado de mí, como un ser con entidad propia que soy yo y que navega conmigo, pero que no es lo único que soy. Es una pequeña parte de mí. Es la pequeña parte de mí que habla de ciertos temas y que enseña ciertas cosas y que lo hace de determinada manera y que gana dinero a cambio. No sé si es necesario para todo el mundo, pero para mí es importante poner el límite de esta forma entre mi empresa y yo, porque tengo tendencia a que el trabajo lo invada todo. Por otro lado, no creo que haya manera de escapar a que tu empresa, sea la que sea, sea una marca. Para mí, en el momento en que la sacas al público y la gente interactúa con ella y compran y hablan y consumen tu contenido y comparten tus imágenes en redes sociales y le dan like a tus fotos, lo que ven no es la empresa (eso sucede de puertas para adentro) sino la marca.


N.: OyeDeb tiene una identidad visual completa que transmite en un vistazo todo lo que eres. ¿Cuál es tu proceso para trasladar tu personalidad de marca y mensaje al terreno visual? ¿Te implicas personalmente en este proceso?

D.: Sí, lo decido siempre yo. Cada vez que quiero hacer un cambio de imagen dedico mucho tiempo a pensar. No solo en cómo quiero que me vea la gente, sino sobre todo en qué pretendo decir yo. Cuál es mi mensaje. Cuál es el núcleo de lo que yo intento comunicar al mundo. Cuando tengo claro el concepto me voy a internet y busco, en páginas visuales y de arte, todo tipo de imágenes que me sugieren cosas interesantes o que me motivan de algún modo. De ahí voy eligiendo las que creo que encajan con Oye Deb y, de esta manera, junto lo que a mí me interesa visualmente con lo que me interesa comunicar con mi marca esa temporada. Luego con el diseñador hacemos el trabajo de juntarlo todo de forma que tenga sentido y no sea sólo bonito, sino que tenga significado. No entiendo lo uno sin lo otro.

 no creo que haya manera de escapar a que tu empresa, sea la que sea, sea una marca

N.: Por último, ¿cuándo crees que es buen momento para empezar a construir la marca? ¿Cuál sería tu consejo número 1 para conseguirlo?

D.: El momento ideal es desde el primer momento en que piensas en la empresa que quieres crear. Nunca es demasiado pronto. Cuando decidí crear Oye Deb me venían ya colores a la cabeza, imágenes, sensaciones… Y ni siquiera había empezado a pensar en la web ni nada. Era la idea de mi empresa, que venía asociada directamente a conceptos visuales. Y yo no creo que haya que empezar pensando en el público y en a quién quieres atraer y todo ese rollo del marketing, sino que el origen está en el mensaje que quieres comunicar. Tu empresa ha nacido con una misión y, si no la reflejas en tu marca, estás perdiendo un canal de comunicación. No pasa nada si no lo tienes, pero si lo tienes, suma.


Te invito a descubrir el blog de Deb, si todavía no lo conoces, porque sus artículos te invitan a reflexionar sobre el emprendimiento de una manera muy distinta. Y lo digo en serio: su última serie de vídeos está grabada desde su cama. ¿Conoces muchos bloggers que te hablan en pijama? 🙂

Si te apetece profundizar en el tema de la personalidad de marca, apúntate a mi training gratuito. Durante 5 días, te mandaré por email todas las herramientas para (re)descubrir tu personalidad de marca y asentar las bases de un branding impactante. ¡No te lo pierdas!

Pin It on Pinterest